En este último artículo sobre las picaduras de mosquito, veremos de qué forma podemos prevenir sus picaduras y, en el caso de que no las hayamos podido evitar, de qué modo minimizar las molestias que ocasionan.

Prevenir las picaduras de mosquito

La estrategia de prevención se basa en los Repelentes que son compuestos químicos que, aplicados sobre la piel, interfieren en los receptores químicos de los insectos e impiden que éstos se posen en la piel para picarnos. Estos productos sólo actúan cuando el mosquito se encuentra a poca distancia de la piel. La eficacia del repelente depende básicamente de su concentración (concentraciones superiores al 50% no mejoran la eficacia y concentraciones inferiores al 10% suelen ser insuficientes), así como de la frecuencia y uniformidad de la aplicación.

Hay que tener en cuenta que la acción de los repelentes se ve disminuida por varios factores:

    • El contacto con agua (baño o lavado de la piel).
    • El roce de la ropa.
    • Las altas temperaturas. A más calor menos duración del repelente.

images038S4WO0

 

Es importante recordar no aplicar el repelente de forma directa a la cara y evitar el contacto con las mucosas (ojos, boca, fosas nasales). También evitar siempre su aplicación en piel quemada o con heridas u otras lesiones. Muy recomendable lavarse las manos después de aplicar el repelente.

 

Los repelentes más utilizados se dividen en dos grupos. Los sintéticos y los biopesticidas

1. Sintéticos

DEET. También conocido como dietiltoluamida es un repelente muy utilizado desde hace muchos años. Utilizado en muchos antimosquitos como el Relec®. A concentraciones del 30-50% la duración es de unas 6 horas, y a concentraciones del 20% de unas 4 horas. En niños de 2-6 años no se deben utilizar concentraciones superiores al 10%. No hay estudios claros que contraindiquen su uso en mujeres embarazadas o mujeres que amamanten, pero se aconseja no usar en el primer trimestre, y a concentraciones bajas en el segundo y tercer trimestre del embarazo. Se absorbe por la piel.

Picardin/Icaridin. También muy usado y eficaz con una absorción cutánea inferior al DEET. A concentraciones del 20% la protección es superior al 95% durante 7 horas. Es utilizado en muchos antimosquitos como el Autan®. No utilizar en niños menores de 2 años y con precaución en menores de 6. No se ha observado toxicidad en la gestación.

2. Biopesticidas

Citronela. Es el estracto de la planta Cymbopogon citratus. Con intenso aroma alimonado, su aplicación tópica no provoca ninguna reacción adversa. Su uso está muy extendido, a pesar de la limitada y corta eficacia que obliga a aplicaciones frecuentes. Apto para niños y embarazadas. Una de las marcas más conocidas es Mosquitox.

Citriodiol. Proviene de un tipo de eucaliptus – el Eucaliptus citriodora – y es eficaz a concentraciones superiores al 20%, ofreciendo protección durante varias horas. Apto para niños y embarazadas. Una de las marcas más conocidas es Mosi-guard.

Piretrina o permetrina. Insecticida biológico obtenido de extracto de pelitre o piretro de flores secas de Chrysantemun, también es utilizada contra los piojos. La piretrina es muy eficaz y su toxicidad es muy baja para los humanos. No es apto para uso en la piel, sino que está destinado a aplicación sobre la ropa. Puede retener su potencia durante al menos dos semanas – incluso después de varios lavados. También tiene la característica de que no se degrada por el efecto del calor o del sol. Apto para niños y embarazadas.

Los repelentes se presenta en forma de loción, sprays, rolon, stick, crema, parches, toallitas, pulseras, aerosoles, etc. La elección del formato varía en función de las preferencias de cada uno.

 

No son recomendables los productos que combinan protección solar y repelente porque las instrucciones para el uso de cada uno de ellos son diferentes (la mayoría de las veces el repelente de insectos no necesita ser renovado tan frecuentemente como el filtro solar) y existen estudios que muestran la posible interacción entre ambos productos, en especial aumentando la absorción sistémica de DEET cuando se usa combinado con la protección solar.

Especialmente en verano, cuando debemos aplicarnos tanto un repelente como un fotoprotector, extenderemos en primer lugar el fotoprotector, y tras esperar una media hora para que la piel lo absorba, aplicaremos el repelente de mosquitos. De esta forma, evitaremos que la loción solar anule el efecto del repelente, y ambas serán efectivas.

Pero si el mosquito ya nos ha picado, entonces, ¿cómo tratar las picaduras?

Tratamiento de las picaduras de mosquito

  1. Frio local: Ante cualquier picadura, el frio local (hielo, bloques de glicol que se usan para las neveras de camping…) aplicado de forma inmediata provoca vasoconstricción en los capilares sanguíneos, evitando que se expanda el veneno inoculado y ejerciendo un efecto antiinflamatorio y anestésico.
  2. Amoniaco: El amoniaco modifica el pH de la piel aliviando el picor. El veneno de muchos insectos tiene carácter ácido y el pH básico del amoniaco es capaz de neutralizarlo. Esto tiene algunos inconvenientes, como por ejemplo que para ser efectivo, el amoniaco debe ser usado de inmediato. Una vez que el “veneno” se ha extendido, la “capacidad neutralizadora” disminuye. Además, la aplicación de amoniaco, aunque resulte eficaz en un principio, en muchos casos puede resultar insuficiente para atajar la posterior inflamación y el dolor de la picadura.
  3. Antihistamínicos tópicos: Evitan los efectos de la histamina, picor, enrojecimiento e hinchazón. Es una de las opciones más utilizadas, con marcas muy conocidas como el Alergical en formato crema, o  presentaciones en gel o roll-on como Fenistil. Hay que extremar la precaución con los antihistamínicos tópicos al sol  ya que pueden ser fotosensibilizantes.
  4. Antihistamínicos orales: Ante reacciones anormales a las picaduras, como ronchas extensas o excesivo picor, pueden prescribirse antihistamínicos orales. Uno de los más utilizados en niños es el Atarax. Hay que tener presente que los antihistamínicos orales pueden dar somnolencia.
  5. Si la reacción a la picadura es muy exagerada, puede requerir tratamiento con antiinflamatorios o corticoides.

Este verano, evita o actúa contra las molestas picaduras de mosquito. No dudes en pasarte por nuestra farmacia para que te aconsejemos sobre los repelentes y el tratamiento que necesitas. ¡Te esperamos! Somos tu Farmacia en Sant Andreu.