El Ibuprofeno y el Paracetamol son de los fármacos calificados como medicamentos no sujetos a prescripción médica posiblemente más ampliamente consumidos cuando hay síntomas de malestar, dolor y/o fiebre.

Como todos los medicamentos cada uno presenta ventajas, inconvenientes y contraindicaciones, y hoy nos proponemos ver “quién es quién” y en qué casos es mejor utilizar uno u otro, así como saber cuando no es adecuado su uso.

Primero vamos a analizar el mecanismo de acción, es decir, en qué lugar del organismo producen su efecto farmacológico y qué consecuencias se derivan de ello.

¿Cómo actúan?

El Ibuprofeno actúa a nivel periférico, es decir, no en el cerebro, inhibiendo las prostaglandinas, unas sustancias lipídicas, y otras sustancias denominadas COX1 y COX2, todas ellas relacionadas con la inflamación, el dolor y fiebre.

El Paracetamol actúa a nivel central, en el cerebro, inhibiendo la producción de las prostaglandinas y otras sustancias químicas relacionadas con la sensación del dolor y de otras sustancias cerebrales que actúan sobre el centro de la fiebre. Así, el Paracetamol reducirá el dolor gracias a que interfiere en los mecanismos centrales (cerebro) de la percepción del dolor y también reducirá la fiebre porque interfiere en la producción cerebral de sustancias que la hacen subir.

Viendo pues los mecanismos de acción de cada uno, ya podemos decir que ambos fármacos tienen efecto analgésico y antitérmico pero el Ibuprofeno tiene efecto antinflamatorio en tanto que el Paracetamol es mejor como antitérmico (cuando además de dolor hay fiebre).

¿Qué precauciones hay que tener?

El Ibuprofeno está contraindicado en pacientes con úlcera péptica activa, ya que inhibe las prostaglandinas del estómago, que son las responsables de mantener la mucosa gástrica. También esta contraindicado en personas con insuficiencia hepática o renal, ya que se metaboliza en el hígado y se elimina por orina. También hay que tener precaución en pacientes que tomen antihipertensivos ya que reduce el efecto hipotensor.

En caso de embarazo, el Ibuprofeno está clasificado dentro del grupo C de riesgo por lo que debería evitarse su uso durante todo el embarazo, muy especialmente durante el tercer trimestre.

El Paracetamol se metaboliza en el hígado por lo que no es recomendable, especialmente a altas dosis, en pacientes con enfermedad hepática ya que podría predisponer al paciente a nuevas lesiones hepáticas.

En caso de embarazo, el Paracetamol está clasificado dentro de la categoría B de riesgo. La agencia americana del medicamento (FDA) considera el paracetamol como el fármaco de elección durante el embarazo, siempre y cuando su utilización sea estrictamente necesaria.

¿Cuál es la dosis?

Ibuprofeno

Adultos y niños mayores de 12 años:

  • Como antiinflamatorio: Dosis recomendada 1200- 1800mg/día.
  • Como analgésico y antipirético: 400-600 mg cada 4 – 6 horas.

Niños:

  • A partir de los 3 años. La dosificación es en base al peso.

Ancianos:

  • No se requieren modificaciones especiales en la posología.

Paracetamol

Adultos y niños mayores de 12 años:

  • 325-650 mg por vía oral o rectal cada 4-6 horas.
  • Alternativamente 1000mg, 2-4 veces al día.
  • No debe sobrepasarse i gr por toma y más de 4gr/día.

Niños:

  • 10-15 mg/kg por vía oral o rectal cada 4-6 horas. No administrar más de cinco dosis al día.

Neonatos:

  • 10-15 mg/kg por kilo por vía oral cada 6-8 horas.

*** Se recomienda la lectura atenta del prospecto antes de tomar un medicamento.

Tanto Ibuprofeno como Paracetamol los comercializan distintas marcas en comprimidos, supositorios, y para niños hay presentaciones en jarabe y gotas.

En farmacia Mercè Solà estamos a tu disposición para asesorarte en cuándo y cómo es oportuno tomar estos fármacos y cual es la dosis más adecuada para ti. ¡Ven a vernos!