Entramos en el mes de Diciembre y con las fiestas de Navidad nuestra dieta cambia de forma sustancial y uno de los protagonistas de estos días será sin duda el chocolate. Por ello hoy queremos hablar un poco de las cualidades de este alimento.

Un poco de historia:

El chocolate tiene su origen en México, donde el dios Quetzalcoatl regaló, según cuenta la leyenda, el árbol de cacao a los hombres, que años después se bautizaría con el nombre científico Theobroma Cacao, que significa en griego “alimento de los dioses”.

Ya en el año 4.000 a.c. los indígenas de las selvas de Yucatán y Guatemala conocían el árbol del cacao, pero sólo consumían de él la pulpa de su fruto y no las semillas.

El cacao fue alimento de gran importancia en la sociedad azteca y también fue utilizado como moneda de cambio. Lo tomaban líquido y mezclado con especias. El resultado era una bebida muy energética, oscura, espesa y espumosa a la que llamaban “Tchocolatl”, nombre que poco difiere de nuestro “chocolate”.

En el año 1502, y durante el transcurso del cuarto y último viaje de Cristóbal Colón, indígenas de la isla Guanaja en la actual Honduras, le dieron de probar un curioso brebaje rojo, espeso, espumoso, amargo y picante – como en ese entonces era consumido el chocolate – que no consiguió seducir a su “civilizado” paladar. Colón fue el primer europeo en probar el “Tchocolatl”, pero sin darle mayor atención al brebaje ni a las semillas.

La primera prueba documental del chocolate en España se debe a una delegación de dominicos liderada por Fray Bartolomé de las Casas, que elige una representación de mayas kekchí de Alta Verapaz para que en 1544 viajen a la Península con el fin de visitar al príncipe Felipe, futuro emperador Felipe II. Durante la recepción se mencionan plantas como el liquidámbar, el maíz, y el cacao.

Elaboración:

CACAO - 002[1]El chocolate es un derivado del fruto del árbol del cacao (Teobroma cacao). Las semillas de este árbol son astringentes, bastante insípidas y amargas.

Una vez recolectado el cacao, se abre el fruto, se dejan fermentar las semillas y se secan al sol. Posteriormente las semillas se tuestan.

Las semillas tostadas se parten y se pasan por unos rodillos de acero que las transforman en un líquido espeso llamado licor de cacao. Este líquido espeso ahora tiene un sabor amargo, astringente y ácido pero que ya recuerda al gusto del chocolate que conocemos.

El siguiente paso es cuando se añade el azúcar y los sólidos de leche (en el caso del chocolate con leche) que se mezclan. Al final de este proceso se añade también lecitina (un emulgente) y un poco de manteca de cacao para que la mezcla resultante sea cremosa y homogénea en boca.

Propiedades del cacao

  1. Mejora el estado de ánimo. El cacao es un estimulante del sistema nervioso, si existe un alimento que nos ayuda a sentirnos bien cada vez que lo consumimos ese es el cacao sin duda alguna. ¿Por qué? Fundamentalmente porque contiene una serie de componentes que actúan como estimulantes y euforizantes. Esta cualidad se traduce en algo muy sencillo: cada vez que comemos una porción de cacao puro o de chocolate conseguimos una placentera sensación de bienestar debido a la presencia de feniletilamina, la cual actúa en el cerebro desencadenando un estado de bienestar emocional y de euforia.
  2. El cacao ayuda a aumentar la producción de endorfinas, hormonas que mejoran nuestro estado de ánimo. Además, no debemos olvidarnos que destaca por ser un alimento tremendamente energético, cualidad que se traduce en algo muy sencillo: nos ayuda a recuperar fuerzas en situaciones de cansancio físico y mental, siendo útil para mantenernos más activos.
  3. Estimulante del sistema digestivo y contra el estreñimiento. Además de sus cualidades como estimulante de nuestro sistema nervioso y de nuestras emociones, el cacao actúa como un excelente digestivo, además de convertirse en un maravilloso estimulante de nuestro sistema digestivo. También actúa estimulando el peristaltismo intestinal.
  4. Excelente para mantener una buena salud cardiovascular. El cacao contiene flavoniodeses ideal para nuestro sistema cardiovascular, previniendo la aparición de enfermedades del corazón. Además, ayuda a reducir el colesterol y los triglicéridos.
  5. El chocolate contiene también teobromina, una sustancia que ejerce una acción tónica sobre el organismo, activa la diuresis y estimula la circulación sanguínea.

Valor nutricional

El chocolate es un alimento rico en grasas, carbohidratos y proteínas, nutrientes indispensables para aportar energía al organismo humano. Los principales componentes de la semilla del cacao son las grasas (24 por ciento) y los hidratos de carbono (45 por ciento). Las grasas proceden de la manteca de cacao, que contiene gran cantidad de ácido esteárico, un ácido graso saturado que, a diferencia de otros, no aumenta el nivel de colesterol en la sangre.

El valor nutritivo y energético de este alimento es muy alto. De hecho, el cacao proporciona 293 calorías por cada 100 gramos y el chocolate, según su composición, aporta entre 450 y 600 calorías.

Este es un aspecto que debemos tener en cuenta, puesto que este gran aporte calórico no ayudará si tienes que controlar tu peso. Pero como siempre el truco está en el equilibrio, es decir en saber hacer un consumo adecuado de este maravilloso alimento.

¡Pídenos consejo sobre la alimentación en estas Navidades! Solicita tu cita para el servicio de consejo dietético